"Fue todo un ídolo, como tal, querido en todos los sectores, no sólo del automovilismo, donde por sus memorables actuaciones siempre se le identificó como el "Rey de las Curvas" a bordo de su siempre conocido bólido "Ladrillo".

Arnaldo Alvarado Degregori tuvo la virtud de saber mezclarse en las polvorientas carreteras con distintas generaciones de corredores con quienes siempre tuvo una línea de conducta ejemplar que le valieron para ser siempre admirado.

Su partida se produjo el 11 de Diciembre de 1998, a la edad de 87 años. El mejor legado que nos deja a todos quienes amamos este deporte fué su temple, calidad humana y sencillez, cualidades que le valieron para ser siempre querido y vivir en el recuerdo donde sólo habitan los grandes como él."

"Un Minuto de Silencio" (Tuerca: Diciembre 1998, Lima, Perú)




Centenario de su Nacimiento:

Anuncio de misa
Polka de Arnaldo Alvarado Degregori